Estimadas y estimados camaradas, amigas y amigos del PCE:

Me dirijo a vosotros y vosotras, tras haber sido elegido secretario general del PCE, una tarea, cargada de simbolismo e historia, de retos y dificultades, que asumo al frente de un equipo de dirección paritario que desde el primer día vienen demostrando su gran capacidad de trabajo y su voluntad de incrementar la presencia e influencia del PCE en la sociedad.

Desde que comenzara a militar en la Juventud Comunista hace 36 años, el mundo, Europa y España han cambiado mucho. Y en estos tiempos convulsos nuestro Partido y sus militantes siempre hemos intentado estar a la altura de las circunstancias, comprometidos en la lucha política y social, anteponiendo los derechos fundamentales de nuestro pueblo, los intereses colectivos de la clase trabajadora, sobre cualquier otra consideración de índole particular o personal.

Nuestro más preciado bien ha sido y es la militancia: las y los comunistas hemos construido las Comisiones Obreras y otros sindicatos de clase, la democracia a España, hemos construido IU, hemos trabajado en los más diversos movimientos sociales organizando la lucha frente al  capitalismo. Gracias por todo ese trabajo, en especial a las veteranas y los veteranos del PCE.

Ahora es urgente llevar a la práctica el proyecto político acordado por el XX Congreso y para ello ponemos en marcha esta página web: para explicar de forma sencilla sus principales acuerdos. De manera general estos persiguen fortalecer el PCE, incrementando nuestra militancia, recuperando a todas y todos los comunistas que por un motivo u otro se alejaron del Partido, abriéndonos a la realidad de nuestra sociedad y ofreciendo soluciones a los problemas de nuestro pueblo, a los estructurales y a los cercanos y cotidianos, también organizando la solidaridad popular con quienes más necesidades padecen.

La tarea del Partido, a la que te animamos a unirte, es llevar nuestra política a los centros de trabajo, de estudio y a las calles, sin perder un solo minuto en enfrentamientos internos que no interesan a nuestro pueblo. Debe quedar atrás el tiempo de la peleas internas por cuotas de poder que nos impiden debilitar al sistema contra el que luchamos y nos debilitan: la prioridad es sacar a la calle nuestra política, reforzar la organización popular que luche por garantizar todos los derechos que nos niegan y por desalojar del poder a las clases dominantes que han condenado a España al autoritarismo, la explotación y al atraso histórico.

Tenemos que evitar que el ciclo político iniciado tras la crisis económica se cierre consolidando otra vez a la arcaica y ultra conservadora oligarquía en las instituciones del Estado, ya sea con otro partido que intentan aparentar ser modernos tecnócratas liberales o con la continuidad del turno.

Por primera vez en décadas tenemos la opción de alcanzar el gobierno del Estado y de conquistar importantes espacios de poder para detener la actual destrucción de las conquistas de la clase trabajadora y garantizar de forma efectiva el pleno disfrute de todos los derechos humanos para todos y todas. Ese inmenso reto no puede alcanzarlo en solitario el PCE. Nuestra historia acredita que el más poderoso factor es la unidad de las clases populares en defensa de una democracia real y de los derechos de quienes para sobrevivir dependen de su trabajo, ya sea como trabajadores manuales, profesionales, con trabajos precarios o como desempleados. La Alianza Obrera, el Frente Popular o la Junta Democrática fueron experiencias impulsadas por el PCE que nos permitieron avanzar en la necesaria transformación de nuestro país.

Con esa misma vocación de unidad, el PCE puso en marcha la política de convergencia que alumbró IU y la reciente e incipiente alianza de Unidos Podemos. Se trata de un proceso de convergencia en evolución, con sus errores y dificultades, que reivindicamos sin complejo alguno y que ha permitido a la izquierda tener la mayor presencia en las instituciones desde hace 80 años. Sabemos por experiencia histórica que cuando hemos construido unidad popular, el PCE siempre se ha fortalecido. Por el contrario, cuando hemos observado con recelo o distantes los procesos de convergencia de la izquierda, de unidad democrática, nos hemos aislado y debilitado. Para ello estamos trabajando de forma transparente y participativa en la convergencia política y en la unidad popular ante la elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019 y las generales que no serán más tarde de 2020.

Un año después nuestro Partido celebrará 100 años de luchas al servicio de nuestro pueblo. Ojalá podamos celebrar nuestro primer centenario entregando a la clase trabajadora a la que nos debemos una victoria estratégica , un gobierno del pueblo. No es fácil, nunca lo ha sido, pero esta vez puede ser posible y depende de nosotras y nosotros. Para ese reto no estamos preparando y para ello te invito a unirte a las filas del PCE. Sería el mejor homenaje a tantas y tantos comunistas que hicieron desmesurados sacrificios y dieron su libertad y hasta su vida sin obtener los resultados anhelados.

Salud y éxitos

Enrique Santiago Romero

Secretario General del PCE